Somos las “cosas” en el Internet de las cosas

¿Dónde queda tu privacidad en el Internet de las cosas?

Internet de las cosas gyffu

Sin saberlo estas generando volúmenes gigantes de información para las grandes empresas. Así es, los humanos nos hemos convertido en un dispositivo más, cuyo único fin es sino generar datos para las compañías más grandes del mundo de forma gratuita.

Hoy en día observamos cómo cada vez más terminales digitales que hacen parte del Internet de las cosas envían información importante de análisis, vemos como relojes registran nuestro pulso, movimiento físico y ubicación, sensores ayudan a descubrir cambios en el clima, neveras que detectan cuando falta algún alimento y lo reporta a su propietario, y como nuestros Smartphones cada vez recolectan más información de nosotros.

Ok, ¿Y eso en que afecta mi privacidad?

El Internet de las cosas permite crear sensores que por ejemplo detectan la temperatura de tu casa, y al conectarse con otros sensores de casas cercanas pueden saber cuando estas cerca para iniciar la climatización de tu hogar, de forma que cuando llegas a casa el clima será perfecto, ahora imagina que ese sensor esta también conectado a los monitores en la habitación de tu bebe, este estaría en capacidad de detectar cuando, por ejemplo tu hijo tiene fiebre, y así reportarlo para que puedas atenderlo, pero lo importante aquí es, ¿Qué pasa con esos datos? Si la empresa que diseñó el sistema no tiene una política increíblemente estricta de privacidad (La mayoría de las empresas no la tienen y de hecho venden tus datos) sería posible que empezaras a recibir anuncios sobre medicina para curar la fiebre en bebes. ¿Acaso esto no es ir más allá e irrumpir nuestra privacidad?

Otro ejemplo donde el Internet de las cosas viola nuestros datos privados es FitBit, sensor que permite monitorear tu actividad motriz y las calorías que quemas, número de pasos y en general las actividades físicas; pero lo que muchos no saben es que al dar un beso, un abrazo o tener relaciones sexuales también se queman calorías, y al ser todas las anteriores actividades físicas, las mismas quedan reportadas en el sensor, lo aterrador es que esta información es pública y cualquier persona en el mundo puede acceder a conocer las actividades que realizaba un usuario de FitBit, por ejemplo cuantas veces tiene relaciones sexuales y durante cuánto tiempo. A pesar de sonar como una historia de ciencia ficción esta violación de privacidad pasó en realidad.

Todos estos dispositivos del Internet de las cosas están cada vez más interconectados, y aunque la mayoría aportan un gran beneficio para nuestro día a día, no debemos sacrificar nuestra privacidad por esto. Gyffu invita a todos sus usuarios a ser conscientes de la información que comparten (Leer: ¿Qué riesgo corren tus datos personales en Internet? ) Si deseas empezar a proteger tu información un buen inicio es usando un buscador web que respete tu privacidad.

Los ejemplos mencionados suenan escalofriantes, pero aun más escalofriante son las políticas de privacidad de estas empresas que propenden por su interés y no por el de sus usuarios. Y tu ¿Estás de acuerdo que se compartan tus datos privados en el Internet de las cosas?

Sebastian Henao Madrigal

CEO & CoFounder of Gyffu.com, the new search engine that protects the user's privacy